PROYECTO GUERNICA

Share:

TRÍPTICO OBRA DE TEATRO

¿Cómo se elabora un tríptico? Aquí os dejo un ejemplo de que tendría que tener cada cara del tríptico.


  • Lo primero y más importante es la portada que, siguiendo el esquema sería la cara seis. En ella se da el nombre de la institución, empresa, o producto. Es importante que en ella esté presente el logo o escudo, una frase o mensaje inicial y que, aparte, tenga un diseño llamativo que despierte la curiosidad del lector.
  • En la cara número cinco, que sería la contraportada (lo que irá, al momento de doblarlo, atrás), aparecerá : cómo contactar a la empresa, los teléfonos, la dirección, dirección web, etc.
  • Ahora, la siguiente cara, que sería la cuatro, es recomendable que en esa página lo que aparezca sea, las ventajas del producto, de la obra, para que,  el lector sienta la necesidad de adquirir o tomar acción respecto de lo que trata el tríptico.
  • En la parte interior, la cara número uno, que será el reverso de la cara número seis, se hará una breve introducción del producto, obra  o lo que manejemos en el tríptico, tomando en cuenta que la información que insertemos debe captar la atención del lector
  • La cara número dos, que estará en el centro del tríptico en el interior, deberá administrar al lector las características de la obra  de una manera clara y sencilla.
  • Y por último, la cara número tres del interior nos dará una propuesta de acción a realizar, ya sea la adquisición del producto, afiliación a una institución, o contratación de servicios. En ella debemos ser muy inteligentes, y no decirle al lector de manera llana e imperativa que adquiera el producto, sino tratar de pintar la situación como una necesidad, de lo contrario, el lector se dará cuenta que es una mala publicidad y que posiblemente nunca requiera del servicio, producto, o institución.


RÚBRICA DEL TRABAJO


Share:

SOCIEDAD DEL SIGLO XIX


SOCIEDAD
La sociedad del siglo XIX estaba organizada en tres clases sociales según la riqueza de sus integrantes. Era el tiempo de la sociedad capitalista. Mandaban los que tenían dinero y poder.
·        Las clases altas eran las más ricas. Englobaban a los aristócratas y a los burgueses. Los aristócratas eran los nobles que habían perdido parte de sus derechos, pero eran propietarios de grandes extensiones de tierra. La burguesía era la propietaria de las grandes fábricas construidas durante la Revolución Industrial en el siglo XIX. También, eran propietarios de las mayores empresas y bancos que generaban beneficios mediante intereses en préstamos. Además, cada vez más, burgueses ocupaban altos cargos políticos. En lo social, fue la alta burguesía quien adoptó las costumbres y maneras de la nobleza. Tanto los nuevos como los viejos ricos acudían a banquetes, recepciones en palacios y casas solariegas, y sobre todo, a sesiones de ópera donde los palcos reservados eran el lugar apropiado para la vida social más que para disfrutar de la música.

·        Las clases medias, llamados el proletariado, estaban integradas por pequeños comerciantes y empresarios, pequeños propietarios de tierras y algunos profesionales como los médicos, los abogados y los funcionarios. La clase media vivía en una situación bastante precaria ya que trabajaban entre 10 y 14 horas en las fábricas con un salario medio de 3 pesetas. Era tanta la población en busca de empleo que la demanda empezó a bajar y los salarios se empezaron a hundir. El desempleo empezó a ser un gran problema entre la población. Para poder pagar los alquileres trabajaban todos los miembros de la familia, incluidos los niños mayores de 7 años.


·        Las clases bajas eran la mayoría de la población, un 80%. Tenían pocos recursos económicos. Estaban formadas por los campesinos, que trabajaban las tierras de los grandes propietarios, y los obreros de las fábricas. También pertenecían a este grupo los criados, que servían a las clases altas, y los mendigos. Los campesinos trabajaban en el campo de sol a sol por tan solo 1 peseta diaria. Las condiciones de vida de los obreros eran muy duras: tenían jornadas de trabajo de más de doce horas, cobraban un salario muy bajo, vivían en barrios mal acondicionados… Por ello, para defender sus intereses se agruparon en sindicatos, como la Unión General de Trabajadores (UGT) y la Confederación Nacional de Trabajadores (CNT). La vida allí era muy dura. El único medio de entretenimiento eran las tabernas, allí bebían y jugaban al dominó. Las condiciones de vida de los campesinos eran tan terribles que algunos huían a las montañas para escapar de la miseria, desde allí se dedicaban al contrabando, al pillaje y al robo para subsistir.

Aunque el clero desaparece como clase social, sigue manteniendo una gran influencia en la sociedad.


Share: